En esta clase se explica en breve la historia de la música en el judaísmo.

Comenzando con las fuentes en la Torá, los Profetas y los Escritos (TaNaJ) y repasando en énfasis que el Baal Shem Tov, fundador del Movimiento Jasídico le dio a la música como forma de servicio a Di-s, la clase explica el efecto de la música y sus diferentes formas.

Al final de la clase se traen cuatro ejemplos de Niguním, melodías jasídicas, dos cantadas por cantores profesionales y dos grabaciones de Farbrenguens (reuniones jasídicas) con el Rebe, Rabí Menajem Mendel Schneerson, de bendita memoria.

Además se explica que, a veces, los Rebeim adoptaban melodías compuestas por no judíos y extraían enseñanzas en el servicio a Di-s de esas melodías. Muchas de ellas hasta el día de hoy son parte del cancionero jasídico general.

En el Movimiento Jabad Lubavitch, la música forma una parte integral de las reuniones y de la relación Hombre - Di-s. Durante el estudio se canta, durante el rezo se canta y, como mencionado, en las reuniones jasídicas se canta, para alabar a Di-s y para elevarse espiritualmente a nuevos niveles que el habla y la palabra no podrían alcanzar.

La clase dura aproximadamente una hora y está basada en una presentación que se puede descargar.

Bajar la presentación

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 − nueve =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.