El día de 10 de Tevet en el año 425 a.e.c. el rey Nevujadnetzar sitió la ciudad de Ierushaláim. Este evento es la fuente de todos los eventos que posteriormente ocurrieron y llevaron a la destrucción tanto del Primer como del Segundo Templo. En esta charla el Rebe explica una enseñanza que podemos extraer del sitio mismo.

Fuente: Likutei Sijot vol. 25, pág. 267

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × dos =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.