¿Nu? La guerra pasó, los diarios se dedican a otra cosa, vuelve a resurgir el demente programa nuclear iraní, y el mundo piensa que lo peor ya pasó.

Si esto es verdad, ¿para qué murieron 159 israelíes, en su gran mayoría judíos? Cada uno es un mundo entero, la más mínima acción positiva de cada uno de ellos podría haber tornado la balanza del mundo en mérito de todos y traer la Redención. ¿Y para qué?

Lo que tenemos en manos es nada: una resolución de la ONU que ni siquiera habla de la reparación económica de Israel (si de la del Líbano, obviamente, a pesar de haber sido los agresores), un ejército Libanés conformado por un importante porcentaje de combatientes del Hezbolla "protegiendo" nuestras fronteras, un Irán que se colocó como potencia económica y militar en la región y que salió del conflicto fortalecido y cada día más loco, los soldados continúan en cautiverio y un gobierno que aprende de occidente el oficio de la corrupción...

Tenemos que prender a valorar nuestras vidas un poco más. La única forma de hacerlo es volver a nuestras fuentes y aprender qué es lo que Di-s quiere de nosotros, para qué nos dio vida.

Israel puede ser un país moderno y occidentalizado, pero no podemos dejar de lado lo que nos hace diferentes como judíos, lo que nos mantuvo vivos por miles de años contra viento y marea y lo único que nos va a llevar a la Redención Final, que es nuestra Torá y sus Mitzvot.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 − 3 =

Puedes administrar tus suscripciones a esta entrada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.