Estos días en Argentina la gente habla de la famosa Gripe Porcina, o Gripe A, o H1N1. Se suspenden clases, se declaran ferias judiciales, ¡hasta la AFA suspende las actividades del mes de julio! Si hasta el fútbol considera el tema, ¡significa que es importante! ¿verdad?

De entre los diferentes recaudos que uno puede tomar para evitar el contagio, está el lavarse las manos constantemente. Ocurre que el virus reside en lugares húmedos y, cuando una persona infectada estornuda, se tapa la boca con la mano y luego toca un picaporte, una barra para agarrarse en un colectivo o algo donde se pueda alojar el virus, por las próximas diez horas, cualquier persona que toque ese lugar y luego se lleve la mano a la boca, nariz y ojos, se infecta. Entonces, quien se lava las manos constantemente, está en menor peligro.

Como mencionamos muchas veces, El Baal Shem Tov nos enseña que debemos extraer de cada asunto que vemos u oímos una enseñanza para nuestro servicio a Di-s. Porque Di-s no crea nada en vano y, a su vez, dirige todo lo que ocurre en el universo, hasta una hoja de árbol en otoño hamacándose al viento, mientras cae a la tierra, es dirigida, instante a instante por Di-s. Entonces, la ocurrencia que vemos u oímos, evidentemente fue puesta por Di-s frente a nosotros por una razón: para que aprendamos algo de ella.

La gripe es, obviamente algo negativo. Podríamos decir que significa aquellos asuntos que no están directamente conectados con Di-s o, más aún, aquellos asuntos que se oponen a la voluntad de Di-s. Siendo así, esencialmente, nadie quiere contagiarse de gripe... nadie desea estar separado de Di-s. Ahora bien, ¿qué podemos hacer para no contagiarnos de gripe? Lavarnos las manos.

Nuestros sabios explican que uno de los significados espirituales del lavado de las manos (luego de levantarse a la mañana) es el refinamiento del potencial de acción. En resumen, al alma se inviste en pensamiento, palabra y acción para afectar el mundo a su alrededor y hacer del mismo una morada para Di-s. Cada una de estas "vestimentas del alma" debe ser refinada y perfeccionada para extraer el máximo provecho de ellas y, como mencionamos, refinar a través de ella el cuerpo y el mundo alrededor.

Siendo así, la gripe nos está dando un mensaje muy claro: ¡hay que lavarse las manos!, es decir, es hora de que nos demos cuenta de que debemos mejorar nuestras acciones, que sean según lo que Di-s quiere, con humildad, honestidad, alegría, en aras del cielo, refinadas, etc., cada persona según su nivel, desde el que más desconectado está de Di-s hasta el gran estudioso de Torá, debemos lavar nuestro potencial de acción para que definitivamente lleguemos a la Redención Final, con Mashíaj, ¡Ya!.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete + dieciseis =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.