Esta mañana apareció en el diario La Nación un artículo (Es conocido el presidente de Irán y su opinión sobre el Holocausto. Esto no es novedoso, ya que es conocida su opinión al respecto del judaísmo en general y de Israel.)

Lo lamentablemente interesante radica en dos puntos: 1) aparece una foto de dicho presidente junto a un grupo de hombres judíos (evidente por sus atuendos). 2) el artículo mismo menciona que participaron de la conferencia (sobre la inexistencia del Holocausto) judíos ortodoxos.

La razón por la que dedico unas pocas líneas a escribir sobre este asunto es para dejar en claro mi completo desacuerdo con este tipo de gente. Y paso a explicar:

Independientemente de la posición política que uno tome, la Torá siempre prioriza la vida del ser humano, el respeto al prójimo y, más aún, el amor al prójimo. Reunirse con un demente (como lo es el presidente de Irán) y sonreír mientras niega la existencia del Holocausto y habla de la destrucción de Israel (incluyendo sus habitantes, por supuesto) es totalmente opuesto a cualquier principio de vida y convivencia que la Torá pueda plantear.

No estoy de acuerdo con esta gente y estoy seguro de que el Rebe de Lubavitch tampoco lo estaba.

Por otro lado, tampoco estoy de acuerdo con quienes, por ignorancia, agrupan a todos los judíos ortodoxos en la misma 'bolsa' argumentando que mantienen relaciones con Irán, tiran piedras en Shabat a los no religiosos, etc. Es fundamental distinguir entre quienes buscan vida, significado y conexión con Di-s y quienes buscan lo opuesto.

Yo quiero contarme entre los del primer tipo.

Bendiciones y Exitos,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno + diecisiete =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.