El Talmud declara (Taanit 26b) "Cuando comienza Av, reducimos en alegría".

La explicación más sencilla de esta frase es que en cuanto comienza el mes de Av, debemos expresar un cierto grado de duelo por los eventos que ocurrieron a lo largo de la historia judía el 9 de Av.

Más aún, el Talmud explica que esta no es una buena época para iniciar negocios o emprendimientos nuevos en general, ya que el "mazal" del pueblo judío está débil. La palabra "mazal" se traduce en general como suerte, pero la idea básica en este caso es que la energía de ese día es tal, que atrae los eventos más duros. Es como los antiguos flippers, que si tenían un imán debajo del tablero, las bolitas de metal siempre se desviaban para ese lugar, haciendo el juego más complicado. De la misma manera, el 9 de Av es un magneto para los eventos negativos, y su influencia comienza a sentirse al comienzo del mes de Av. Por eso, "Cuando comienza Av, reducimos en alegría".

Sin embargo, hay una explicación jasídica de esta frase del Talmud que, sin quitarle su significado simple y sin quitarle la solemnidad que la halajá - ley judía - le aplica a éste período, nos ofrece una visión sumamente profunda de la perspectiva de la vida jasídica.

Jasidut dice que la frase del Talmud puede leerse "Cuando comienza Av reducimos, con alegría" (nótese el cambio de lugar de la coma y el cambio de la expresión "en alegría" por "con alegría".)

En hebreo el Talmud dice "beSimjá", lo que puede traducirse tanto "en alegría" (que es el significado simple) como "con alegría" (significado más profundo).

La idea es que al comienzo del mes de Av debemos reducir en ciertos aspectos de nuestro comportamiento diario, como no comer carne y beber vino, bañarnos, etc., sin embargo, explica la sabiduría jasídica, esta reducción debe ser hecha "con alegría".

Ahora bien, si la época es una de tristeza, ¿cómo se disminuye "con alegría"?

El Rey David escribió en sus Salmos "Los mandatos de Di-s son rectos, alegran el corazón". Aprendemos de aquí que existe una alegría inherente al estudio y la observancia de los mandamientos Divinos. Esta es, por así decir, una alegría "casher" para éste período entre el 1ro y el 9 de Av.

Ese es el significado de la frase del Talmud, desde la perspectiva jasídica: debemos reducir en las actividades placenteras, pero junto con alegría de Torá y, más aún, con un aumento constante de esta alegría "casher" y apropiada, hasta que estos días se transformen en días de regocijo y alegría para todo el pueblo judío, con la venida de nuestro justo redentor, rápido en nuestros días.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × tres =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.