Este Shabat se denomina "Shabat Jazón" por la lectura de la Haftará de los Profetas que comienza con las palabras "Jazón Ishaiahu"- "La visión de Ishaiahu (el Profeta Isaías), que trata sobre la profecía de la destrucción de Jerusalem y el Templo Sagrado.Es conocido el dicho de Rabi Levi Itzjak de Berdichev, que el Shabat se llama Jazón -visión- porque en este Shabat se le muestra a cada judío el Tercer Beit Hamikdash desde lo lejos. Resulta entonces, que la misma palabra Jazón -visón- alude simultáneamente a la destrucción y a la construcción.

Esta combinación entre el destino y la redención están en el mismo núcleo del concepto del exilio diaspórico (el galut). La historia del exilio en realidad comienza en el instante cuando HaShem selló un pacto eterno con Abraham, el Patriarca - el Pacto entre las Partes (Brit Ben Habetarím). En ese momento, el Altísimo le anunció a Abraham: "Has de saber que tu simiente será extranjera en una tierra ajena, y los esclavizarán y los harán sufrir...". Nuestros Sabios explican que en el Pacto entre las Partes se le mostraron a Abraham también todos los exilios futuros por los cuales pasaría el Pueblo judío -no sólo el de Egipto- hasta la redención final.

Surge aquí la pregunta: ¿cómo es posible que justo en el momento cuando Di-s sella un pacto de amor y unión eterna con Abraham le anuncia sucesos tan duros como los cuatro exilios del pueblo judío?

Un interrogante similar se despierta a la luz de las palabras del Midrash, que cuando los romanos ingresaron al Kodesh HaKodashím -el recinto más sagrado del Templo- vieron a los querubines de oro talados en la tapa del Arón Kodesh - el Arca del Pacto- mirándose cara a cara. Esa posición de los querubines (su cara frente a la de su compañero) refleja, de acuerdo al Talmud, al tiempo cuando "Israel hace la Voluntad del Omnipresente" (mientras que "cuando no hacían la voluntad del Omnipresente" sus rostros estaban en direcciones opuestas).

Nuevamente nos preguntamos aquí: cuando ingresaron los enemigos al Kodesh Hakodashím era un momento contrario a la Gracia Divina, ¿Por qué estaban entonces, los querubines en una posición mirándose cara a cara?

Esto nos el contenido del tema de la destrucción y el exilio diaspórico. No se trata solamente de un enojo con el pueblo judío y un castigo por sus trasgresiones, sino que dentro del destierro diaspórico y la destrucción se oculta un gran y extraordinario amor de HaShem hacia Su pueblo.

Las promesas proféticas de la redención no pueden ser alcanzadas sino a través de pasar por el exilio diaspórico, el galut, y todo el objetivo del galut es la redención final- la Gueulá.

Por eso justamente en el preciso momento en que se sella el pacto entre HaShem y Abraham, el Patriarca, Di-s le notifica sobre el exilio, puesto que es específicamente de su seno que florecerá la extraordinaria luz de la redención. En la cúspide de la destrucción se oculta el cenit del amor de HaShem hacia el pueblo judío.

Las enseñanzas Jasídicas traen al respecto un ejemplo ilustrativo de cómo un suceso visualizado como negativo puede contener interiormente un gran amor. Es como un Rab, un maestro, que sentado frente a su alumno le prodiga total atención, brindándole profundas sabidurías. De repente, interrumpe su clase y se desconectara totalmente del alumno. El alumno se sentiría asombrado y con una sensación de rechazo; parecería que su maestro no desea enseñarle más.

En verdad, ¿qué es lo que pasó aquí? En plena lección, mientras enseñaba su clase, le surgió al maestro una idea novedosa y extraordinaria que podrá brindar al alumno una comprensión mucho más profunda del tema. Si el maestro ignorara esta inspiración prosiguiendo con su clase, la novedosa idea desaparecerá para no retornar. El Rab debe liberar su mente para dirigirla hacia la nueva idea, concentrarse sólo en ella para captarla íntegramente, y recién después podrá transmitirla al alumno.

Se entiende que cuando volverá al alumno revelándole esta novedosa idea, también el alumno comprenderá que la desconexión sufrida fue por su propio bien, puesto que gracias a ella aprendió un pensamiento novedoso y original.

Este es también el sentido interior de la destrucción y el exilio: exteriormente tuvieron lugar desgracias horribles y hubo un terrible ocultamiento del "Rostro Divino"; pero siendo que HaShem es el Bien y la Bondad absoluta, es imposible que de Él surja maldad. Debemos decir entonces que dentro de este ocultamiento está escondida una bondad extraordinaria y excelsa -en el seno de la diáspora, el galut, se teje la redención, la Gueulá, que implica una revelación Divina absolutamente novedosa.

La oscuridad y el ocultamiento, son una indicación de que HaShem está "ocupado", hablando alegóricamente, en la preparación de esa luz de lo más elevado, la luz de la redención, para la cual valía la pena haber sufrido todas las terribles penurias del exilio diaspórico y la destrucción.

Esto explica porqué la oscuridad espiritual y el ocultamiento del "Rostro Divino" se fortalecen y aumentan a medida que se alargó el galut: puesto que cuanto más extenso sea el exilio diaspórico, tanto más grande e intenso será el bienestar oculto en la redención. Cuanto mayor sea la desconexión del "alumno", tanto mayor será la luz con la que el "maestro" iluminará en su regreso hacia él.

La posición de los querubines en el momento de la destrucción hizo tangible la realidad interior de lo que pasaba: no había sólo ira y castigo, sino (que interiormente) había una expresión del intenso amor de HaShem por su pueblo, al que preparaba por medio de la destrucción para una intensa luz, de la verdadera y completa Redención a manos del Mashíaj.

Extraído de www.jabad.org.ar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

siete + uno =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.