El hombre anhela algo que no debería tener. El anhelo en sí es bueno, ya que un hombre que no anhela no está vivo. Vivir es anhelar. Pero la forma que tomó su anhelo es la muerte en sí misma.

Entonces, la forma debe ser aplastada. Una vez hecho esto, el anhelo interior podrá ser liberado, la llama de la vida que quema adentro. Esto siempre fue bueno, es el anhelo que es vida.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

siete − 5 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.