En la sección de esta semana, Vaerá (me mostré) la Torá comienza con el relato de la salida de Egipto, incluyendo siete de las diez plagas, con todas conversaciones entre Moshe y Paró, el rey de Egipto. Sin embargo, antes de esos relatos, hay un versículo que, aparentemente, no tiene utilidad y es simplemente una información secundaria. Antes, una pequeña introducción:

Al final de la sección pasada, Moshe comienza las tratativas diplomáticas para liberar al pueblo judío sin éxito inmediato, ya que Paró no dejó salir al pueblo judío. Y no solamente eso, sino que la situación empeora: Paró manda al pueblo judío a incrementar el trabajo duro. Moshe se queja a Di-s, diciendo que no solamente no salvó al pueblo judío sino que ahora están peor que antes. En respuesta a este cuestionamiento, en la sección de esta semana, Di-s reafirma su promesa y lo manda a Moshe a realiazar milagros y plagas frente a Paró.

Ahora bien, en el versículo en Shmot 6:9, posterior a la conversación entre Di-s y Moshe y anterior a las tratativas entre Moshe y Paró, la Torá nos dice que Moshe llevó al respuesta de Di-s, con la promesa de libertad al pueblo judío y éstos "No escucharon a Moshe, por el corto aliento y el trabajo pesado". Despueś, la Torá no menciona más ningún intercambio entre Moshe y el pueblo hasta el mandato sobre el nuevo mes y Pesaj. ¿Para qué sirve este versículo?

Una forma simple de explicarlo es la siguiente: viendo la historia desde afuera, por así decir, ya que no nos encontramos en Egipto (literalmente), nos encontramos por un lado con el profeta del pueblo judío por excelencia, quien ya había demostrado haber hablado con Di-s y traía buenas noticias sobre la liberación y, por el otro lado, con un pueblo oprimido y cansado que sabía que algún día se irían de Egipto, ya que los patriarcas así habían prometido, pero el cansancio y hartazgo le impidieron darse cuenta de la increíble historia que ellos mismos estaban protagonizando.

Este versículo nos muestra claramente nuestra propia situación y actitud frente a la inminente Redención Final: todas las señales que nuestros sabios dan en el Talmud de los días de Mashíaj están presentes en la sociedad actual, nuestros sabios nos hablan del tema y conectan los acontecimientos actuales con la venida de Mashíaj, el Rebe, el líder de nuestra generación constantemente hablaba de prepararse para la venida de Mashíaj, al punto de dar el ejemplo de quien esta vestido para una fiesta y solamente le falta "pulir los botones", es decir, una ínfima tarea previa a la fiesta propiamente dicha, ¿y nosotros? No escuchamos... "por el corto aliento y trabajo duro", que puede explicarse de diferentes maneras, de acuerdo a la situación particular de cada uno. El versículo es actual y constante, nos dice a gritos "¡No sean como el pueblo judío antes de salir de Egipto!" Que sea la voluntad de Di-s que rápidamente venga la Redención Final, a través de nuestro justo Mashíaj, ¡Ya!.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte − dieciseis =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.