Mirando tu mundo desde arriba, todo es bueno.

Mirando tu mundo desde adentro, las cosas no siempre se ven bien.

Hasta que conectas tu mundo desde adentro con el mundo arriba. Entonces, la bondad fluye hacia abajo sin distorsión.

¿Cómo se hace esa conexión? Aferrándose fuertemente arriba. Poniendo toda tu confianza en Di-s.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × tres =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.