Enojarse por tus fallas es arrogancia, y de una forma muy auto-destructiva. Cada error se vuelve dolor, cada dolor se vuelve un doloroso castigo.

Una persona objetiva es capaz de ver sus fallas y lo que necesita modificar y decir "Esto es lo que Di-s me dio para trabajar". Acepta un clima tormentoso como parte de la travesía y, lentamente y pacientemente, guía su barco a puerto seguro.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × cinco =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.