La guerra que lucharon los Jashmonaím contra los Griegos despierta una pregunta halájica (legal judía) compleja. Ellos eran pocos y débiles, y frente ellos estaban los Griegos, numerosos y fuertes. Desde un análisis de probabilidades, los Jashmonaím no tenían ninguna forma de ganar en forma natural. ¿Cómo puede ser que les fue permitido luchar semejante guerra, donde corre peligro seguro la vida de todos los soldados?Podríamos responder que era una situación de vida o muerte". Los Griegos intentaron anular el judaísmo, desenraizar la Torá y las Mitzvot del pueblo judío. En una situación como esta, uno debe sacrificarse y no transgredir aún aquellas Mitzvot que, en otra situación, uno puede pasar por alto para salvar su vida.

Sin embargo esta respuesta no responde a la pregunta. Una situación de "vida o muerte" significa que fuerzan a un judío a transgredir una Mitzvá cualquiera, en cuyo caso la Torá obliga a uno a morir y no transgredir. Pero aún en una situación de "vida o muerte", no hay ninguna obligación de salir a la guerra contra el gobierno, ¡y en particular a una guerra perdida desde el comienzo según las leyes naturales!.

Aquí vemos la grandeza de los Jashmonaím, que actuaron imbuidos de un auto sacrificio sin límites. Existe un sacrificio limitado y medido. Si bien uno está listo para entregar su vida, hay un límite y una medida al sacrificio; hay cosas por las cuales uno se sacrificará, y cosas por las cuales no. Los Jashmonaím estaban llenos de sacrificio sin medida, por eso, desde su perspectiva, no había lugar para ninguna pregunta.

Este concepto está indicado en la liturgia de "hanerot halalu" (liturgia que se canta luego del encendido de las velas de Jánuca), donde se enfatiza que los milagros que hizo Di-s, vinieron a través de "Tus sagrados cohaním (sacerdotes)". También Maimónides, en su libro de leyes, es preciso y escribe: "triunfaron los Jashmonaím, los Sumos sacerdotes, y los mataron [a los Griegos] y salvaron a[l pueblo de] Israel de sus manos". ¿Por qué es importante enfatizar que los milagros vinieron a través de "Tus sagrados cohaním" y de los "Jashmonaím, los Sumos sacerdotes"?.

Por que aquí se encuentra la fuente del permiso halájico para salir a una guerra como ésta, que no tiene ningún probabilidad de victoria. La halajá es que hay ciertas transgresiones por las cuales una persona tiene prohibido sacrificar su vida. Sin embargo, "Si se trata de una persona sabia, piadosa y temerosa del cielo, y ve que la generación no presta atención a las Mitzvot, está permitido santificar el nombre de Di-s y sacrificar su vida aún por una Mitzvá simple". Los Jashmonaím se encontraban en este nivel de "personas sabias y piadosas", que tienen permitido sacrificar sus vidas sin límites y medidas, por encima aún de los límites de la Torá.

Dado que los Jashmonaím se elevaron a un nivel espiritual de sacrificio sin límites, fueron meritorios de que ocurran a través de ellos milagros que superan los límites de la naturaleza. Primero y principal, los milagros de la victoria en la guerra, donde pocos y débiles superaron a numerosos y fuertes, hasta el milagro de la jarra de aceite.

La jarra de aceite puro, sellado con el sello de Sumo Sacerdote, simboliza la entrega absoluta a Di-s, hasta el auto sacrificio sin límites y medida. Los Jashmonaím se elevaron a este nivel espiritual y así tuvieron la fuerza de vencer a los Griegos y traer salvación al Pueblo judío.

Extraído de Likutei Sijot vol. 35 pág. 169

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

seis − 5 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.