En Simjat Torá, bailamos con los pies, no con la cabeza.

Si bailásemos con la cabeza, cada uno bailaría una danza diferente, en un espacio diferente, con sus amigos y no con otros, o como un alma solitaria. Porque una cabeza es más alta, otra más baja, otra está aquí en la tierra y otra en las nubes, o más allá.

Pero bailamos con los pies, todos nuestros pies están aquí en la misma tierra, ninguno más alto y ninguno más bajo, de manera que podemos bailar como una unidad, con un mismo corazón, como un pueblo.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 + dieciocho =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.