Lo siguiente es una transcripción de una audiencia privada que tuvo un joven estudiante, un mes antes de su Bar Mitzvá, con el Rebe, en 1954.

Que tengan un año lleno de bendiciones, en lo material y lo espiritual, también ambos juntos.

Rabino Tuvia Serber.

"Me encontré con el Rebe un mes antes de mi Bar Mitzvá en 1954, cuando mi abuelo me llevó para una bendición. El Rebe habló con mi abuelo en Idish. Entonces, el Rebe me miró y me dijo en Inglés: '¿Qué deporte te gusta más?'"

En shock, contesté "Béisbol".

El Rebe continuó, "¿Te gusta jugar cuando hay dos equipos o sólo uno?"

"Rebe, no se puede jugar béisbol con un sólo equipo."

"¿Por qué no?", preguntó el Rebe seriamente.

Yo le expliqué pacientemente, "Rebe, todo el asunto es ver quién va a ganar, entonces tiene que haber dos equipos."

"¿Y quién gana en general?", preguntó el Rebe.

"El que juega mejor.", sonreí.

El Rebe continuó, "¿Alguna vez juegas con tus amigos?"

"Claro," contesté.

"¿Alguna vez vas a ver juegos profesionales?"

"Seguro que si."

"¿Por qué no es suficiente jugar con tus amigos?"

"Rebe, yo estoy jugando cosa de chicos con mis amigos. Pero en un juego profesional, es en serio"

"Iosef," el Rebe me dijo con una sonrisa, "en tu corazón hay un gran campo de juego. Los dos equipos son tu Ietzer HaRa (inclinación al mal) y tu Ietzer Tov (inclinación al bien). Hasta ahora ellos jugaban cosa de chicos. Pero desde tu Bar Mitzvá en adelante, el juego es en serio. Tienes que asegurarte siempre vencer a tu Ietzer HaRa. Recuerda, igual que en el béisbol, el que juega mejor gana. Si sólo quieres, siempre podrás ganar. Que tus abuelos y padres siempre tengan muchas satisfacciones de ti".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × uno =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.