¿Te gustó la comida? No te olvides de agradecerle al anfitrión. ¿Tú eres el anfitrión? No, no... tú eres el invitado, en el mundo de Di-s. Entonces, cuando terminas de comer, no te olvides de la bendición después de las comidas (bircat haMazón), también llamados bentching.

¿Qué es una comida? A los propósitos del bircat haMazón, una comida es todo aquello que incluye pan. ¿Cuanto pan? El tamaño de una aceituna grande, generalmente 28 gramos.

Si no comiste pan, hay otras bendiciones finales para la comida.

El procedimiento:

Se recita sentado, en el mismo lugar donde comiste. Idealmente algo de pan debe quedar en la mesa.

Primero se recitan unos salmos, para asegurarse de que en la mesa se habló de Torá. Luego se lavan las puntas de los dedos (algunos se pasan los dedos húmedos por los labios).

Luego se recitan cuatro bendiciones, en voz alta y clara, en hebreo, o en cualquier lenguaje que entiendas. La primer bendición fue compuesta por Moshe, la segunda por Ioshúa, la tercera por los reyes David y Shlomó y la cuarta por el Gran Juzgado de Iavne, después de la revuelta de Bar Cojba. Se termina con una serie de breves plegarias y versículos.

Si hay tres o más hombres adultos, uno invita formalmente a los demás a recitar la bendición. Esto se llama zimún. Algunos lo recitan con una copa de vino.

Cuando es Shabat y/o una festividad, se agregan referencias al día especial en medio de las bendiciones.

Solamente se puede decir bircat haMazón si aún estás digiriendo la comida, unos 72 minutos luego de haber comido.

Para los niños pequeños hay una versión realmente corta: “Bendito eres Di-s, Rey del Universo, Señor de este pan”.

Etiquetas:

1 comentario en «Bendición después de las comidas»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 − 6 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.