El fuego puede ser peligroso, pero nada es más peligroso que el hielo.

Si hay un fuego ardiendo dentro tuyo, continúa delante, torna el fuego hacia Di-s. Pero si tu camino es frío, puro intelecto sin vida, debes parar. Gira, y caliéntate con las ardientes brasas de los sabios.

Etiquetas:

2 comentarios en «Caliente y frío»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 − 8 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.