El Talmud (Bava Batrá 10a) trae una historia que ocurrió aprox. en el año 200 de la era común, en un intercambio filosófico entre un general romano llamado Turnusrufus y el sabio Rabí Akiva. La historia dice así (cabe aclarar que el contexto histórico era el de una Tierra de Israel conquistada y gobernada por los romanos):

Esta es la pregunta que formuló Turnusrufus el malvado a Rabí Akiva: si el Di-s de ustedes ama a los pobres: ¿por qué no los sustenta? Le contestó [Rabí Akiva]: para que nos salvemos a través de ellos del juicio del purgatorio.

Dijo [entonces Turnusrufus]: ¡todo lo contrario! Este comportamiento mismo los lleva al purgatorio, te daré un ejemplo, de un rey de carne y hueso que se enojó con su sirviente y lo encerró en la cárcel y mandó a no darle de comer ni beber. Fue un hombre y le dio de comer y beber, cuando el rey se enteró, ¿acaso no se enojó con él? Y ustedes son llamados sirvientes de Di-s, como está escrito, "Porque para Mi el pueblo judío son sirvientes".

Le dijo Rabí Akiva: te daré un ejemplo, de un rey de carne y hueso que se enojó con su hijo y lo encerró en la cárcel, y mandó a no darle de comer ni beber. Fue un hombre y le dio de comer y beber, cuando el rey se enteró, ¿acaso no le envía un regalo? Y nosotros somos llamado hijos de Di-s, como está escrito, "Hijos son ustedes para Di-s su Señor"

Le contestó [Turnusrufus]: ustedes son llamado hijos y sirvientes, cuando cumplen la voluntad de Di-s, son llamados hijos, cuando no cumplen la voluntad de Di-s, son llamados sirvientes, y ahora ¡ustedes no observan la voluntad de Di-s!.

Le contestó [Rabí Akiva]: está escrito: "¿Acaso no le darás de tu pan al hambriento, y pobres afligidos traerás a tu casa, cuando veas un desnudo lo cubrirás, y de tu carne no te ocultes?", ¿Cuándo [se cumple] "pobres afligidos traerás a tu casa"? ¡en ésta época! Y [el versículo] dice " Acaso no le darás de tu pan al hambriento".

Si bien la historia tiene decenas de puntos para comentar, simplemente para entender el intercambio, Rabí Akiva está diciendo que el pueblo judío se encuentra afligido bajo el dominio romano y, como el versículo conecta a los afligidos con aquellos que dan pan al hambriento, surge que de cualquier manera (aunque seamos como sirvientes de Di-s y no como hijos por nuestro comportamiento) debemos dar Tzedaká.

Sin embargo, desde una perspectiva más profunda, lo que Rabí Akiva contestó a Turnusrufus es que al ser "hijos de Di-s", el pueblo judío tiene un alma adicional diferente al resto de los seres humanos (en las palabras de Jasidut, "una porción de Di-s en lo alto literalmente") y por lo tanto tenemos una capacidad especial para modificar la creación de Di-s (como dar sustento a los pobres que ¡fueron creados pobres por Di-s mismo!).

En palabras más simples, Di-s creó un universo y estableció que haya un pueblo judío que lo cambie, que agregue en él Su revelación, que introduzca la conciencia de la existencia, omnipresencia y poder absoluto de Di-s en los lugares y las situaciones más inhóspitas, haciendo de un mundo que aparentemente es algo separado de Di-s, una morada para Di-s.

De manera que el hecho mismo de tener esta capacidad de modificar el mundo nos indica que es nuestra tarea, ya que Di-s no crea nada (ni siquiera las capacidades del hombre) en vano. Es sólo cuestión de entender y aprender a vivir con nuestro judaísmo, que no es solamente un judaísmo de palabras y principios de los labios para afuera, sino que es un judaísmo de acción e involucramiento activo y proactivo en la comunidad en particular y en el universo entero en general.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × tres =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.