En este capítulo el Alter Rebe explica los tipos de Justos (tzadikím) que mencionó en el capítulo 1 (el Justo a quien le va bien y el Justo a quien le va mal) y los relaciona con otra frase de nuestros sabios1 donde hablan de un Justo completo así como de un Justo incompleto.

¡Pero cuántos tipos de Justos! La clave está en entender que cada uno de estos Justos tiene dos nombres. Son dos Justos, con dos nombres cada uno: cuatro nombres en total.

Cuando la persona fortalece su Alma Divina y lucha contra su Alma Animal tanto que la echa de su lugar (en el lado izquierdo del corazón), pero no la transforma al bien, esta se llama

1) Justo incompleto.

2) Justo a quien le va mal.

¿Por qué tiene dos nombres? Porque uno se refiere al amor a Hashem que este Justo tiene. Este Justo todavía tiene algo de mal en su interior, y eso significa que no ama a Hashem totalmente, porque si Lo amase solamente a Él, no tendría nada de mal en su interior. Por eso es un Justo incompleto, porque lo incompleto es precisamente su amor a Hashem. Esto quiere decir, también, que su odio al mal es incompleto… todavía le queda algo de aprecio por las pasiones y cosas del mundo material.

El Alter Rebe explica que el amor y el odio son opuestos, de manera que si queremos mucho algo, odiamos mucho lo opuesto a eso. Por ejemplo, si amamos estar vivos, odiaremos todo aquello que nos cause la muerte. El sentimiento de amor a la vida será tan fuerte como el sentimiento de odio a la muerte.

El otro nombre, Justo a quien le va mal, se refiere al mal que tiene en su interior, que, a pesar de ser minúsculo, casi como si no estuviese, aún está ahí… no se fue ni se elevó a la Santidad, sigue recibiendo vitalidad de la “Cáscara brillante”. Por eso decimos que “el mal” “es de él” (en hebreo, “tzadik veRá lo” que se puede traducir como que el mal es “de él”), este Justo gobierna sobre su parte mala, pero no logró echarla ni cambiarla al bien.

(Pero prestemos atención: Porque la idea de “le va bien” no significa que tiene dinero o salud, como la gente normalmente llama a alguien “a quien le va bien”. Estas formas de llamar a las personas, como Justo a quien le va bien o Malvado a quien le va bien, son formas de identificar cuánto nivel de bien tienen revelado dentro de sus vidas. O sea, es una forma de expresar la relación entre el Alma Divina y el Alma Animal. De quien decimos que “le va bien”, significa que su Alma Divina es más fuerte que su Alma Animal y, de quien decimos que “le va mal”, significa lo opuesto, que su Alma Animal es más fuerte que su Alma Divina.)

Hay muchísimos niveles de este tipo de Justo a quien le va mal que dependen de cuánto ama a Hashem y cuánto odia al mal. Por eso nuestros sabios2 dicen que hay muchísimos Justos en el mundo, pero son de este tipo, incompletos.

El otro justo, también tiene dos nombres,

1) Justo completo.

2) Justo a quien le va bien.

Este es un Justo que trabajó tanto consigo mismo que logró transformar su “Inclinación al mal” en “Inclinación al bien”. Este Justo ama tanto a Hashem y odia tanto al mal, que su parte mala se transformó en buena. De este tipo de Justos hay muy pocos, porque es un nivel espiritual muy elevado.

Al final del capítulo el Alter Rebe explica que el Justo completo no ama a Hashem porque tendrá un beneficio de amar a Hashem, como quien hace un favor a otro porque recibirá una recompensa, sino que sólo piensa en lo que Hashem quiere, aún si entiende que no tendrá un beneficio de eso, y está listo para hacer cualquier cosa con tal de causar placer a Hashem. Por eso también se lo llama piadoso (jasíd), que no busca su propio beneficio, sino el beneficio de los demás.

1Talmud Brajot 7a

2Talmud Suca 45b, Sanhedrín 97b

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete − ocho =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.