En este capítulo el Alter Rebe dice que la Torá menciona varios tipos de personas y explicará que la Torá está hablando de diferentes tipos de “Hombres intermedios”.

El versículo1 dice: “Y volverán y verán la diferencia entre un justo y un malvado, quien sirve a Di-s y quien no lo sirve”. Vemos que hay cuatro tipos de personas:

1) Justo

2) Malvado

3) Quien sirve a Di-s

4) Quien no Lo sirve

El Alter Rebe explica que “quien sirve a Di-s” es un “Hombre intermedio” que se encuentra en medio de su trabajo, en medio de su lucha contra la “Inclinación al mal”, una lucha constante y sin tregua.

El Justo, por el otro lado, es un siervo. La diferencia entre “quien sirve a Di-s” y un “siervo” es que el siervo no está en medio del trabajo, sino que ya lo terminó. Es como llamar a alguien con el adjetivo “sabio”, que significa que ya estudió y sabe muchas cosas, entonces, ya es un sabio, ya pasó del nivel de estudiante. El siervo ya es todo un servidor de Hashem, sin necesidad de luchar más contra su “Inclinación al mal” porque ya le ganó.

“Quien sirve a Di-s” es alguien que no terminó de luchar, aún se encuentra en medio del trabajo con su “Inclinación al mal”. Está activamente trabajando para mejorar.

El malvado el Alter Rebe lo explicó en el Capítulo 11.

Pero en este versículo aparece un cuarto tipo de persona, del cual el Alter Rebe nunca había mencionado nada: “quien no Lo sirve”: este también es un “Hombre intermedio”, pero “no Lo sirve” a Hashem: ¿cómo puede ser?

Porque puede pasar que a una persona le resulte fácil ser un “Hombre intermedio”, es decir, le resulte fácil no querer transgredir, porque su “Inclinación al mal” no es muy fuerte, o porque ya se acostumbró tanto a luchar contra ella que ya no lo afecta tanto. No podemos decir que esta persona está activamente trabajando para luchar contra su “Inclinación al mal”, porque no le cuesta nada no transgredir la Torá y hacer Mitzvot, pero tampoco le ganó la guerra como un Justo, entonces, ¿qué es?

Se trata de un “Hombre intermedio”, pero del tipo que “no Lo sirve” a Hashem, o sea, que no tiene una lucha interna contra su “Inclinación al mal”. Es como alguien a quien no le gusta comer cerdo. No podemos decir que hace un esfuerzo para no comerlo y le dedica ese esfuerzo a Hashem, porque de todas formas no le gusta. Está haciendo lo correcto (no comer cerdo), pero no está poniendo toda su fuerza en eso. Este es un “Hombre intermedio” del tipo que “no Lo sirve” a Hashem.

El Alter Rebe explica que, cuando este “Hombre intermedio” del tipo “Quien no Lo sirve” quiere hacer algo más de lo que ya le gusta o está acostumbrado, tiene que despertar en su corazón amor a Hashem a través de pensar en la grandeza de Hashem, para sacar fuerzas desde su interior buscando hacer ese esfuerzo extra y dedicárselo a Hashem.

Por ejemplo, en la época del Talmud, la costumbre de los estudiantes era repasar cien veces lo que sus maestros les enseñaban. Entonces, un estudiante “normal”, que repasaba cien veces, no era más que como un “Hombre intermedio” del tipo “Quien no Lo sirve”, que no hace un esfuerzo extra, sólo hace lo que ya le resulta fácil y normal.

Los estudiantes “especiales” repasaban las lecciones ciento un veces. Ese repaso adicional, después de las cien, era algo muy difícil para ellos, porque no estaban acostumbrados a repasar tantas veces, entonces, servía para que se volviesen estudiantes “especiales”, como el “Hombre intermedio” del tipo “Quien sirve a Di-s”, que está activamente trabajando para servir a Hashem.

1Malají 3:18

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × 2 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.