En el capítulo anterior el Alter Rebe explicó cómo Hashem está unificado con Su conocimiento, de manera que, como dice el Rambam1: “Él es quien conoce, Él es lo conocido y Él es el conocimiento mismo, todo es uno”. Con esta idea el Alter Rebe explicó que la creación no generó ningún cambio ni en Hashem mismo ni en Su conocimiento.

Esta unicidad de Hashem, el Alter Rebe la llama “Unicidad simple”, lo opuesto de unicidad compuesta. En otras palabras, la idea no es que Hashem está compuesto por la unión de diferentes partes, como, por ejemplo, Él, Su conocimiento, Sus “Cualidades” y demás niveles, sino que Hashem es una unicidad simple, donde sólo está Él.

En este capítulo, el Alter Rebe explica que este concepto de “Unicidad simple” no se aplica solamente al conocimiento de Hashem, para decir que Él y su conocimiento son uno, sino que, en realidad, se aplica a todas Sus “Cualidades”, como Bondad, Poder, Belleza y todas las demás. También se aplica a todos los nombres de Hashem, y a las “Cualidades” de Sabiduría y Voluntad: todo esto está unificado a Hashem, y esta unificación no agrega ni cambia nada en Él.

Sin embargo esto no es algo que podamos entender con el intelecto, sino, como dijo el Alter Rebe en el capítulo anterior, es una cuestión de fe en que es así.

Y la razón por la cual no podemos entenderlo es porque nosotros pensamos todos los asuntos de acuerdo a cómo son en nosotros mismos y, cuando queremos entender a Hashem, solemos pensar que Él es como nosotros. Así como nosotros deseamos (“Cualidad” de Voluntad), Hashem desea, así como somos bondadosos (“Cualidad” de Bondad), Hashem es bondadoso, y así sucesivamente.

Pero es un error pensar de esa manera. Porque Hashem está totalmente removido y por encima de cualquier atributo y alabanza que nosotros podamos pensar y decir. Eso es lo que significa la palabra Santo (kadosh): removido y separado. Hashem está “separado”, o sea, infinitamente por encima de cualquier adjetivo que podamos pensar y decir sobre Él.

El Alter Rebe explica que la “Cualidad” más elevada en la creación es la Sabiduría. Porque desde ella se proyectan todas las demás “Cualidades”2. Esto lo podemos comprobar analizando el comportamiento de un niño: como su capacidad intelectual es pequeña (¡porque es un niño!), siempre se enoja y es cruel, anhela cosas pequeñas, como caramelos y juguetes. Todas las emociones y pensamientos son acordes a la capacidad intelectual de una persona. Esto nos demuestra que la Sabiduría, o sea, la capacidad intelectual, es la “Cualidad” más elevada.

Entonces podemos concluir que la “Cualidad” de Sabiduría es la fuente espiritual de todos los niveles inferiores a ella, incluyendo Bondad, Poder (el mundo como es en el “pensamiento” Divino) y Reinado (el mundo como es en la “palabra” Divina).

Ahora el Alter Rebe describe el proceso interno en el alma, desde la “Cualidad” de Sabiduría hasta la acción práctica, mostrando cómo de la Sabiduría se proyectan todas las otras cualidades del alma.

Primero surge una idea en el intelecto (Sabiduría), se desarrolla (Entendimiento) y se afianza (Comprensión). A partir del intelecto nace una emoción en el corazón (Bondad, Severidad y demás). De esa emoción surgen letras y palabras del pensamiento sobre la idea original, por ejemplo, pensamientos sobre la cosa que queremos o sobre cómo conseguir esa cosa que queremos.

Cada pensamiento en sí mismo lleva en su interior una emoción que es su fuerza vital. De esas palabras del pensamiento surgen, más tarde, palabras concretas del habla. Y las palabras del pensamiento son la fuerza vital de las palabras habladas, porque no se puede hablar (y que tenga sentido lo que decimos) sin haberlo pensado antes. Por último, esas palabras se invisten en la acción práctica3.

Un ejemplo concreto de este proceso es cuando un rey manda a sus sirvientes a darle algo a alguien. Se trata de una bondad que el rey quiere hacer. Entonces, primero el rey tiene la idea de hacer una bondad en su intelecto. Esa idea desciende y se vuelve la fuerza vital de la emoción de bondad, luego el rey piensa cómo concretar esa bondad. Entonces el rey habla con sus sirvientes para, por último, llevar a cabo esa bondad en la práctica.

Ahora bien, el Alter Rebe explica que el descenso de la energía de Hashem desde la “Cualidad” de Sabiduría hasta la acción práctica es enorme. En ese descenso, cada subnivel es incomparablemente bajo e insignificante frente al nivel anterior.

Así como hay una abismal diferencia entre cuerpo y alma y el cuerpo es insignificante frente al alma, de la misma manera la fuerza vital del alma investida en la acción es insignificante frente a la fuerza vital del alma investida en las palabras, que, a su vez, es insignificante frente a la fuerza vital del alma investida en el pensamiento que, a su vez, es insignificante frente a la fuerza vital del alma investida en las emociones y, con seguridad, insignificante frente a la fuerza vital del alma investida en el intelecto, donde todo comenzó.

Pero esta diferencia abismal entre Sabiduría y acción, se expresa solamente en el ser humano, no en Hashem, como el Alter Rebe explicará en el próximo capítulo.

Resumen: “Unicidad simple” y no compuesta de Hashem y todas Sus “Cualidades”. Hashem trasciende cualquier definición que podamos decir sobre Él: es Santo y removido, imposible de entender. Sabiduría es la “Cualidad” más elevada en la creación. El proceso en el alma desde la sabiduría hasta la acción lleva cinco niveles: sabiduría, emoción, pensamiento, palabra y acción. Cada subnivel es insignificante frente al nivel anterior. Hashem es infinitos niveles superior a Su “Cualidad” de Sabiduría, no solamente cinco niveles.

1Leyes de Fundamentos de la Torá, 2:10

2Ver los diagramas al final del libro para saber cuáles son esas “Cualidades”.

3En el capítulo 3 de la primera parte del Tania el Alter Rebe explica este mismo proceso, diciendo que, así como es el proceso de la creación, de la misma manera es el proceso en el alma. También agrega allí que las principales “Cualidades emocionales” y fuente de las demás son Bondad y Severidad, que se expresan en el alma como Amor y Temor, respectivamente.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ocho + 20 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.