En este capítulo el Alter Rebe continúa con la explicación que comenzó en el capítulo anterior. Si bien en el ser humano hay una diferencia de cinco niveles entre Sabiduría y acción (Sabiduría, Emoción, pensamiento, palabra y acción), no podemos decir lo mismo sobre Hashem. Para Él, el nivel de Sabiduría es exactamente igual que el nivel de acción, porque Él está infinitamente más elevado que el nivel de Sabiduría, como explicaremos.

Así como la fuerza vital del nivel de acción es insignificante frente a la fuerza vital del nivel de palabra, que es insignificante frente a la fuerza vital del nivel de pensamiento, que es insignificante frente a la fuerza vital del nivel de Emociones y que es, a su vez, insignificante frente a la fuerza vital del nivel de Sabiduría, de la misma manera, el nivel de Sabiduría es insignificante frente a Hashem. Y más aún, Hashem no está solamente cinco niveles por encima del nivel de Sabiduría, sino que es infinitamente superior, sin comparación posible.

Sólo que, dado que nosotros no podemos entender nada que supere el nivel de Sabiduría, que es el primer nivel y fuente espiritual del mundo entero1, decimos al respecto de Hashem que2 “todo has hecho con sabiduría”, o sea, comparamos el nivel de Sabiduría con el nivel de acción (“has hecho”), como diciendo que, para Él, el nivel de Sabiduría y el de acción son iguales. Pero, en realidad, lo que estamos diciendo es que, ante Hashem, el nivel de Sabiduría es insignificante.

Si bien para nosotros, el nivel de acción es cinco veces insignificante frente al nivel de Sabiduría, para Hashem, la “Cualidad” de Sabiduría es infinitamente insignificante.

El Alter Rebe va un paso más allá todavía en esta idea y dice que es ridículo siquiera decir que Hashem es Sabio o Bondadoso (o más aún, que no es Sabio o que no es Bondadoso). Sabio se puede decir de alguien que entra dentro de la categoría de sabiduría, pero aquello sobre lo que no se aplica el adjetivo “sabio”, es una tontería decir que es sabio.

Es como si dijésemos que una piedra es “inteligente”. Las piedras carecen de inteligencia. Podemos decir que son grandes o pequeñas, que tienen colores, pero no entran dentro del ámbito de tener o no inteligencia.

El ejemplo que da el Alter Rebe es sobre un concepto: así como no tiene sentido decir que una idea es tan complicada que “no puedo tocarla con las manos”, de la misma manera no tiene sentido decir sobre Hashem que es Sabio o Bondadoso o cualquier otro adjetivo. Hasta tal punto llega lo infinito de Hashem que tampoco podemos negar adjetivos de Él, diciendo que no es tal o cual cosa. Hashem está infinitamente por encima de cualquier adjetivo que queramos decir o no decir sobre Él.

Sin embargo, encontramos muchos textos que se refieren a Hashem como Sabio o Bondadoso, Poderoso y demás, pero acabamos de decir que no tiene sentido aplicar ningún adjetivo a Hashem. Entonces, ¿podemos llamarlo a Hashem Sabio o no?

La respuesta es que sí podemos llamarlo Sabio, Bondadoso y demás, pero el significado de esa expresión es que Hashem es la fuente de la Sabiduría, la fuente de la Bondad y, al fin y al cabo, la fuente de todas las “Cualidades”. Pero no significa que Hashem esté en el mismo nivel espiritual que la Sabiduría o que sea comparable con ese nivel. Porque Hashem es infinitamente superior a toda expresión e idea que podamos decir sobre Él.

Ahora bien, dice el Alter Rebe, de qué manera se proyectan estas “Cualidades” de Sabiduría y Bondad y demás desde Hashem, es algo que está en el ámbito de la fe, no de la comprensión. Como ya mencionamos varias veces, “Hashem y Sus ‘Cualidades’ están totalmente unificados”3 y esta unicidad no es algo que podamos entender. Por eso mismo uno de los nombres que nuestros sabios4 dan a las “Cualidades” de Hashem es “El secreto de la fe”, porque están por encima de lo racional.

De acuerdo a lo explicado en este capítulo, surge una cuestión con una frase del Rambam que el Alter Rebe citó varias veces. El Rambam dice5: “Él es quien conoce, Él es lo conocido y Él es el conocimiento mismo, todo es uno”. Pero recién explicamos que Hashem está muy por encima de cualquier adjetivo, incluso del adjetivo Conocedor. Entonces: ¿Las palabras del Rambam son correctas o no?

Para resolver este asunto el Alter Rebe agrega una nota6 donde explica, básicamente, que la frase del Rambam “Él es quien conoce, Él es lo conocido y Él es el conocimiento mismo, todo es uno” sólo puede decirse cuando la “Luz infinita” de Hashem se inviste en los “Recipientes” de las “Cualidades” de Sabiduría, Entendimiento y Comprensión (jojmá, biná y daat) del mundo de Emanación.

Esos niveles son la fuente de todos los niveles inferiores a ellos, incluyendo la “Cualidad” de Reinado, la fuente espiritual del mundo material.

Cada una de las cualidades Divinas, como Sabiduría, Entendimiento, etc., se puede entender como una de las diferentes capas de una cebolla, donde cada capa superior, rodea e incluye a sus capas más interiores. La limitación del ejemplo de la cebolla es que cada una de las “Cualidades” Divinas es la fuente de la “Cualidad” siguiente, o sea, Sabiduría es la fuente de Entendimiento, Entendimiento es la fuente de Comprensión y así sucesivamente, mientras que en el caso de la cebolla, no es así, cada capa es independiente de las otras.

Entonces, a través de que la “Luz infinita” se inviste en la “Cualidad” de Sabiduría, a su vez Sabiduría en la “Cualidad” de Entendimiento y así sucesivamente, al final, la “Luz infinita” se inviste también en los demás niveles y está presente en el universo entero.

Dada esta condición, de que la “Luz infinita” se invista etc., la frase del Rambam tiene perfecto sentido. Pero en los niveles superiores a Sabiduría, Entendimiento y Comprensión del mundo de Emanación, la frase del Rambam carece de sentido, ya que en esos niveles no podemos decir ningún adjetivo sobre Hashem, sino que, en esos niveles, podemos decir7 “todo has hecho con sabiduría”, o sea, el nivel de Sabiduría y el nivel de acción son igualmente insignificantes frente a Hashem, como fue ampliamente explicado en este capítulo.

Resumen: “Todo has hecho con sabiduría”, para Hashem, el nivel de Sabiduría es tan insignificante como la acción misma. Más aun, sobre Hashem no hay nada que pueda decirse o no decirse. Sin embargo, podemos llamarLo Sabio porque Él es la fuente de la sabiduría. Cómo se proyectan las “Cualidades” desde Hashem es un asunto de fe. Sólo en el nivel en que la “Luz infinita” se inviste en los “Recipientes” podemos decir que Hashem y Su Conocimiento son uno pero, por encima del mundo de Emanación, no tiene sentido hablar de “Cualidades”.

1Como se explicó en el capítulo anterior.

2Tehilím, 104:24

3Introducción a Tikunei Zohar, 3b

4En el Zohar

5Leyes de Fundamentos de la Torá, 2:10

6El Alter Rebe también escribe esta nota casi igual en el capítulo 2 de la primera parte del Tania, pero en el texto del “Tania para todos”, por cuestiones de simplicidad, no se hace referencia a esa nota.

7Tehilím 104:24

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × 4 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.