En esta carta el Rebe explica ampliamente por qué una persona no debería buscar su propio camino en el servicio a Dios, incluso si tiene la capacidad de estudiar y comprender las enseñanzas de nuestros sabios.

Basado en Igrot Kodesh, vol. 7, pág. 358

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × 5 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.