Si quieres entender algo en toda su profundidad, primero encáralo con la mente de un niño de cinco años.

Pregunta lo obvio e inocente y haz del asunto algo claro y simple. A través de esa claridad, percibirás la profundidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × 2 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.