Ayunar y mortificar el cuerpo no es un camino para nuestra generación. No solamente porque la mayoría de nosotros somos demasiado frágiles para debilitar más nuestro cuerpo. No solamente porque tu debilidad por el hambre puede interferir con tu capacidad para hacer el bien en el mundo.

Sino que, principalmente, porque ahora ha llegado el tiempo de llevar una vida espiritual con el cuerpo y no contra él.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

siete − cuatro =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.