Moshe temió... Y el Faraón buscó matarlo (Shmot 2:14-15)

¿Acaso no debería estar escrito en orden inverso? Por cuanto el Faraón buscaba matarlo, entonces Moshe temía.

Pero no. Solo por cuánto Moshe experimentó miedo, es que el Faraón estaba empoderado para buscar su sangre. De no ser por su miedo, ningún daño le hubiese ocurrido jamás.

Echa cualquier pensamiento de miedo que pueda rondar tu mente. Contemplar semejante pensamiento aún por un momento es rendirse en las manos del Faraón en tu interior, que puede destruirte.

Cambia esos pensamientos inmediatamente con pensamientos sanos y positivos, pensamientos que te eleven. Piensa buenos pensamientos y ellos permitirán que buenas cosas ocurran.

Confianza es lo inverso al miedo. Agárrate fuerte con confianza de acero, y nada en este mundo podrá dañarte.

Likutei Sijot vol. 36, pag. 1-6.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × 3 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.