Hay un momento en el cual Él se relaciona con nosotros como un padre con su hijo pequeño. Lloramos, pataleamos y hacemos esos desastres que los bebés hacen, pero Él nos ama, simplemente porque somos Su hijo.

Y después hay un momento en el que tenemos que crecer y hacer algo.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × uno =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.