La mayoría de los años leemos estas dos secciones de la Torá juntas. Entre ambas, nos enseñan sobre la elevación constante que toda persona puede y debe tener en su vínculo con Dios. Basado en Likutei Sijot vol. 12, pág. 91

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × 4 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.