Antes de reprender a un niño, eleva tu conciencia sobre quién es este niño y ante quién estás. Este es un niño del Señor del Universo. Y estás parado frente a El, reprendiendo a Su hijo.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 − cinco =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.