Podrías pensar que cuanto más baja sea la criatura, más baja va a ser la chispa de divinidad que contiene.

Justo lo opuesto: sólo las chispas más elevadas pueden descender a los lugares más bajos y retener su poder para sostener esa existencia.

Por eso las verdades más profundas se encuentran frecuentemente en los lugares más oscuros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × dos =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.