Existen diferentes formas de educar. Es decir, más allá de la enseñanza de conceptos de acuerdo al nivel del aprendiz, la educación en sí, la formación de una persona con valores fuertes e identificación, personalidad, etc., se lleva adelante de diferentes maneras.

Uno de los puntos más básicos es el ejemplo. Un padre (o madre) enseña toneladas de valores y prioridades en la vida con el ejemplo sólo. Una reacción exagerada, con una respuesta inapropiada, un gesto facial desagradable son fuente de enseñanza para os niños. Si es así en lo negativo, cuánto más aún en lo positivo.

Otro punto fundamental de la educación son los cuentos. A los niños les gusta que les cuentes cuentos. En general, los niños adquieren las historias que escuchan para sí y emulan a los personajes. Cuando los cuentos que los padres relatan hablan de buenas personas, con valores morales elevados, los niños hacen propios esos valores.

Los padres deben analizar minuciosamente las historias que sus hijos escuchan y ven.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce − cuatro =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.