La gente piensa que si no están bien de salud, deben sacrificar todos los asuntos de su vida para ocuparse de su situación física.

De hecho, lo opuesto es verdad: No se puede separar la curación del cuerpo de la curación del alma.

A medida que tratas tu cuerpo, debes incrementar en la nutrición de tu alma. Los doctores saben esto muy bien, pero debería hacer mejor uso de ese conocimiento.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 − cinco =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.