El dar no afecta solamente a quien le das, sino también ti mismo, el dador.

Por eso, no es solo importante cuánto das, sino cuán frecuentemente. Cada acto de dar te eleva y purifica un poco más.

Mantén un alcancía de Tzedaká en la pared en un lugar visible, y pon unas pocas monedas cada día. Mantén una en tu casa y otra en tu oficina.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × 5 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.