No somos observadores pasivos del universo, sino socios en su creación. Somos quienes asignamos a cada cosa su significado, quienes traemos definición y resolución a un mundo ambiguo.

De hecho, nosotros somos los testigos que determinamos una cuestión de vida o muerte: Para cada cosa con la que entramos en contacto, cada evento que ocurre en nuestras vidas, nuestra palabra declara si eso respira con vida Divina o simplemente se desvanece en el olvido.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 + 8 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.