Son innumerables los asuntos que se pueden decir de una Mitzvá, siguen algunos asuntos poco conocidos por el público general.

Existen dos tipos de cavanot - pensamientos, intenciones - que uno debe tener en cuenta cuando cumple una Mitzvá.

  1. La intención particular de la Mitzvá que uno está cumpliendo. Es decir, cada Mitzvá está relacionada con un asunto en particular, por ejemplo, Tefilín con la entrega del intelecto y las emociones a Di-s, los Tzitzit con la consciencia de que Di-s nos rodea, etc.
  2. La intención general de todas las Mitzvot por igual, que son la voluntad de Di-s, que hagamos tal o cual cosa para unirnos a El.

Nuestros sabios nos advierten que no hagamos diferencias entre las Mitzvot. Aquellas Mitzvot "pequeñas" tienen la misma importancia que las "grandes".

Sin embargo, al respecto del efecto que cada Mitzvá tiene y su recompensa, Di-s nos deja saber, a través de la Torá, ciertos aspectos.

Por ejemplo, la Mitzvá de respetar y honrar a padre y madre trae aparejado longevidad, así como la Mitzvá de Mezuzá. El Talmud explica que la Mitzvá del diezmo trae riqueza, y así otras Mitzvot.

Enseñan nuestros sabios: Estos son los preceptos de cuyos frutos el hombre goza en este mundo, mientras el capital (la recompensa) se reserva para el Mundo por Venir: honrar a padre y madre, hacer actos de bondad, ir temprano a la Casa de Estudio de mañana y de noche, ser hospitalario con las visitas, visitar enfermos, dotar a la novia, escoltar al difunto, concentrarse en la oración, fomentar la paz entre el hombre y su prójimo y entre marido y mujer. Y el estudio de la Torá es equivalente a todos ellos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno + 1 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.