¿Cómo puedes saber si puedes elevar este lugar o si te hundirá?

Porque tenemos una Torá, y la Torá es nuestra guía. Y tenemos a los sabios de la Torá, y ellos nos pueden instruir. Si la Torá dice que debes ir, debes ir. Si la Torá dice que no puedes ir, no puedes ir.

Sin importar cuán grande la oportunidad parezca, sin importar cuán fantástica la recompensa parezca, no podrás redimir las chispas, sino nutrir más aún a la oscuridad que las retiene cautivas.

Segunda noche de Pesaj 1958 (5718)

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ocho + 2 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.