En la primera noche de Jánuca los ocho soportes para velas están frente a ti. Pero sólo enciendes uno. Mañana a la noche encenderás dos. Sabes que, eventualmente, encenderás los ocho.

De aquí podemos extraer dos enseñanzas:

  1. En la vida hay que moverse paso a paso. Lidia con los asuntos a un paso que puedas manejar.
  2.  Siempre crece. Siempre muévete. Si ayer hiciste algo positivo, hazlo hoy. Tu máximo logro siempre está un paso más adelante.
Etiquetas:

1 comentario en «Dos lecciones»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 − 8 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.