Puedes vivir en un palacio lleno de tesoros y aún ser pobre. Para ser rico, debes ser el dueño de las cosas que posees.

Lo mismo ocurre con la pobreza mental: puedes tener todo el conocimiento y las más brillantes ideas del mundo, pero aún eres pobre hasta que se hayan vuelto parte de ti.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × 3 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.