El ateo también tiene un Di-s, y es él mismo.

El idólatra por lo menos entiende que hay algo por encima de él, algo que está más allá de la captación de sus sentidos físicos, fuerzas externas a las cuales él está sujeto.

Pero para el ateo, todo el universo está definido por su propio entendimiento, todas las éticas están sujetas a su aprobación, y hasta él mismo es un artilugio de su propia mente. Es un hombre hecho por sí mismo, porque él crea su propio universo y se inserta dentro de él.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 + cuatro =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.