Cuando El creó el mundo, creó dos formas de reparar cada cosa: con dureza o con compasión. Con una cachetada o con una caricia. Con oscuridad o con luz.

Y El observó la luz y vio que era buena. La oscuridad y las palabras duras pueden ser necesarias. Pero El nunca las llamó buenas.

Aún si corriges a otra persona con palabras duras, Di-s no tiene ningún placer de eso. Cuando El ve que sus criaturas se curan unas a otras con compasión y bondad, ahí es cuando brilla Su sonrisa sobre nosotros.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

doce − 4 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.