Adam era la obra directa de las manos de Di-s. Ningún otro ser humano será jamás tan magnífico como él. Sin embargo, tenía sólo una tentación que resistir, y falló.

Esto nos enseña que los más grandes desafíos de la vida son aquellos que están más cerca de nuestra razón de ser. A tal punto que si deseas conocer tu propósito en la vida, sólo debes mirar dónde están tus mayores desafíos.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × dos =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.