Al contrario de lo que mucha gente piensa, la idea jasídica de ser un judío observante no implica el separarse totalmente del mundo alrededor o, como dicen en Argentina, "vivir en una burbuja" sino todo lo contrario, es decir, estar involucrado en el mundo. Pero siempre un paso más arriba.

Es como la idea de los zapatos. Tranquilamente podríamos andar por la vida sin calzado en los pies. La gente dice que vestimos los pies para no dañarnos con las diferentes cosas que puede haber en el camino, pero la perspectiva más profunda del asunto es que caminamos por el mundo, pero siempre un poco más arriba. Nuestros pies no tocas la tierra. Pero estamos en la tierra.

Introducción hecha, estos días en la ciudad de La Plata se viven momentos muy especiales para aquellos simpatizantes del club Estudiantes de La Plata, ya que dicho equipo ganó un certamen ":muy importante": La Copa Libertadores.

Ahora bien, muchos podrían pensar que, como escribí antes, esto no es materia para una editorial de un rabino ortodoxo, y ¡menos jasídico!, ¿qué importancia tiene el fútbol? Pero la verdad es como mencioné antes, estamos en el mundo, vivimos en el mundo.

Eso no quiere decir que nos involucramos emocionalmente con las cosas sin importancia, pero si significa que aprendemos enseñanzas para nuestro servicio a Di-s de los eventos de la vida general.

Más aún, hay una charla del Rebe de Lubavitch en donde se dedicó a explicar qué aprendemos del fútbol. La idea es la siguiente: en el fútbol hay dos arcos, una pelota y dos equipos. La pelota representa el mundo, un arco es la santidad mientras que el otro es lo opuesto y los dos equipos son el alma Divina y el alma Animal, que luchan eternamente por meter la pelota en el arco deseado.

Recuerdo claramente cuando estudiaba en la Ieshivá (instituto de estudios judáicos) que, de vez en cuando salíamos en grupo a algún campo a distendernos. Y ¿qué hacíamos? ¡Jugábamos al fútbol!. Es inolvidable la imagen de nuestro Rosh Ieshivá (Director del instituto), Rabí Zalman Dubinsky, sentado al costado de la cancha mirándonos jugar y tomando notas en un cuaderno. Al final del partido nos sentábamos en una ronda alrededor suyo y, mirando en su libro de notas, nos contaba las enseñanzas en el servicio a Di-s que había extraído del partido.

¡Felicidades Estudiantes! Lo principal es pensar: ¿y ahora? ¿cómo vamos a ser mejores personas por esto?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

trece − 10 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.