Traducción libre de una carta del Rebe de Lubavitch, del primer día de Elul, 1975.

A los hijos e hijas del pueblo judío,
En todo lugar donde se encuentren,
Que Di-s les de vida.

Saludos y bendición,
El mes de Elul, el mes de finalización del año es, como sabido, un mes de misericordia y perdón. Además es un mes de balance espiritual sobre el año transcurrido, de todas las acciones y actividades que se hicieron y de todos los tropiezos y todas las oportunidades que se desperdiciaron, etc. Es un mes de Teshuvá (retorno), arrepentimiento sobre el pasado y buena resolución hacia el futuro, preparación para el año nuevo, que sea el año entrante para bien, mejor que lo bueno de este año que pasa, y en todos los asuntos.

Y el concepto de estos días especiales del mes de Elul, los explica el Alter Rebe, autor del Tania y Shulján Aruj:

"Una analogía de un rey que antes de entrar a la ciudad, salen las personas de la ciudad hacia él y lo reciben en el campo. Entonces, tiene permiso todo aquel que quiera salir a recibir al rey, y él recibe a todos con un buen semblante y muestra un rostro sonriente a todos, y mientras va a la ciudad, ellos van tras de él etc., de la misma manera el mes de Elul etc., que Di-s ilumine Su rostro hacia ti, que significa la reflexión de los Trece Atributos de Misericordia Divinos, que sean cara a cara, etc."

De acuerdo a lo mencionado anteriormente, se entenderá la gran oportunidad de los días del mes de Elul, que en ellos iluminan los Trece Atributos de Misericordia Divinos, cara a cara, y es un buen momento espiritual para cada judío y judía, sin importar su situación previa, para unirse a El, bendito sea, con el corazón y el alma, y que eso sea llevado a la práctica, o sea, una gran adición (en cantidad y en calidad) en el estudio de Torá y la observancia de sus preceptos.

Que sea la voluntad divina que cada uno y cada una, dentro del pueblo judío, usen en forma completa todos estos día especiales en todo lo mencionado anteriormente.

Mediten con una meditación sincera hasta que vivan con ella, y que ésta guíe su comportamiento cotidiano en lo mencionado por el Rey David en el salmo que comenzamos a recitar en el primer día del mes de Elul dos veces por día todos los días (Salmo 27):

"Di-s es mi luz y salvación, ¿de quién voy a temer? [...] mis opresores y enemigos han tropezado y caído, si hubiere una guerra contra mi, mi corazón no temerá [...] y ahora se elevará mi cabeza [...] muéstrame Di-s Tu camino [...] confía en Di-s, fortalece y endurece tu corazón y confía en Di-s"

Y que Di-s nuestro Rey Eterno haga salvaciones en medio de la tierra que incluyan

En la luz del rostro del Rey Viviente, sea bendito cada uno y cada una, con un año bueno y dulce, en lo material y en lo espiritual también juntos.

Con honor y bendición para ser inscriptos y sellados para bien.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte − trece =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.