La parashá de esta semana nos cuenta en gran detalle sobre como Iaacov, nuestro patriarca, trabajó como pastor de ovejas.

Primero para casarse con Lea y Rajel, luego para obtener su paga por los años de trabajo. Más tarde él suplica y triplica la cantidad de ovejas propias y, por último, cuando la Torá describe todas sus posesiones, cuenta primero a las ovejas.

Muchos grandes judíos fueron pastores, como Avraham, Itzjak, Iaacov, Moshe y el Rey David. Ellos eligieron ser pastores porque es una tarea pacífica con la cual podías pasar el tiempo estudiando Torá.

Vemos, entonces, que el ser pastor es importante, pero, ¿por qué la Torá, en esta parashá, utiliza tanto tiempo para describir en detalle las ovejas de Iaacov?

Nuestros sabios nos dicen que debemos aprender del comportamiento de nuestros patriarcas. Cuando la Torá nos cuenta sobre Iaacov y su trabajo con las ovejas, nos está dando un mensaje profundo sobre cómo servir a HaShem.

La palabra hebrea para Oveja es Tzon, que se escribe Tzadik, Alef, Vav y Nun. Si observamos las dos primeras letras de esta palabra, Tzadik y Alef, formamos la palabra Tze, cuyo significado es "¡Sal!", del verbo Salir.

Cuando la Torá nos cuenta sobre Iaacov y sus ovejas, nos está diciendo que el modo de servir a Di-s de Iaacov era Salir, es decir, en lugar de concentrarse en las necesidades propias y encerrarse en sí mismo, él salía y ayudaba a otros para enseñarles cómo servir a HaShem.

Esto es lo que aprendemos de la vida de Iaacov y es una enseñanza para nosotros.

Extraído de Pelase tell me what the Rebbe says.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 + siete =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.