Nuestros sabios explican que lo que hace especiales a los días de Shabat y Iom Tov, de manera de no poder hacer una serie de tareas mundanas habituales, es que el mundo se eleva hacia Di-s. Dicho de otra manera, hay una cierta energía Divina (los 13 Atributos de Misericordia) que se encuentra revelada.

Por ejemplo: no es igual el comportamiento de una persona en su casa o en el palacio del rey. En general, en el palacio del rey las personas evitan mostrar ciertas conductas que no son adecuadas al lugar y el momento. Lo mismo ocurre en Shabat y Iom Tov, el mundo se vuelve "el palacio del Rey".

Ahora nos encontramos al comienzo del mes de Elul, el último mes del año judío. Este es un mes de preparación para el próximo año. Nuestros sabios nos dicen que en este mes se encuentra revelada la misma energía que en los Shabatot y Iamím Tovím a lo largo del año. Entonces: ¿por qué no es un mes entero de Shabat?

El ejemplo para entenderlo es que durante este mes, el Rey se encuentra en el campo, no en su palacio. Cuando el rey está en su palacio, efectivamente, todos los que lo visitan deben comportarse de manera especial (como en Shabat). Pero cuando el rey sale de su palacio hacia el campo, donde no puede percibirse toda su majestuosidad, es un momento especial, pero la conducta de las personas no cambia (es como en los días comunes).

Surge de aquí que durante el mes de Elul Di-s está más cerca de nosotros, está sonriente y escucha las peticiones de todas las personas para darnos un año con salud, éxitos y alegrías.

¡Aprovechemos al Rey en el campo! Pidamos, pero pidamos sabiamente. Pidamos paz, pidamos tranquilidad para expresar nuestro judaísmo y, lo más importante, pidamos que se acabe pronto nuestro Exilio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 + diez =

Puedes administrar tus suscripciones a esta entrada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.