Piensa en tu mundo como un rompecabezas gigante en tiempo y tres dimensiones. Todos los objetos y eventos son hechos para encajar ordenadamente, sin embargo parecen un grupo de fragmentos disfuncionales.

Aquí está el truco para reacomodar todos esos fragmentos: Encuentra primero tu propio objetivo en la vida y comienza a moverte en esa dirección. Una vez en ese modo, todas las cosas que se relacionan a tu propósito te encontrarán. Y aquellas cosas ya unidas a ti encontrarán su lugar también. Repentinamente, donde antes ruido y caos te partían en miles de direcciones, una gran sinfonía ocurre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

trece + dieciseis =

Puedes administrar tus suscripciones a esta entrada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.