La gente imagina que dado que Di-s no es material, entonces debe estar en los cielos. Pero los cielos – y todas las cosas espirituales – son tan creaciones como la tierra. Menos disonantes, más armoniosas, más lúcidas, pero finitas al fin.

Di-s no se encuentra en un lugar de acuerdo a su capacidad de contenerlo, sino por Su deseo de estar ahí. Y lo que El más desea es encontrarse en el trabajo de nuestras manos, arreglando este mundo.

En los cielos esta la luz de Di-s. En el trabajo de nuestras manos reside Di-s mismo, la fuente de toda luz.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis − uno =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.