Medita en un simple charco de ague dejado por la marea y toda la vida que contiene. En una única hoja de árbol y toda la genialidad dentro de ella. En todos los bosques del mundo, todos los mares y toda la vida de los cielos.

Entonces, medita en la idea que todo eso, Di-s ha confiado en nuestras manos. Y cada persona debe decirse a sí mismo: "Todo esto El lo ha puesto en mis manos solamente"

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres + dieciocho =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.