Debes comenzar con el conocimiento de que no hay nada perfecto en este mundo.

Nuestro trabajo no es perseguir la perfección y vivir dentro de ella. El trabajo consiste en tomar las piezas quebradas con las cuales nos encontramos y cocer las juntas para crear belleza de un mundo amargo.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 − 2 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.