En realidad no es necesario que uno lo diga, pero nunca está de más repetirlo, como para que el intelecto comprenda que la realidad que vivimos no tiene sentido propio.

Es decir, uno podría ver a la realidad como caótica, una serie de eventos no relacionados que ocurren azarosamente y sin sentido, o como una serie de eventos si relacionados, pero con un sentido racional, dictado por una serie de "leyes" (entre comillas, porque para la ciencia moderna ya no existen las leyes sino las probabilidades de que un evento ocurra o no) naturales.

Sin embargo, la perspectiva judía es que la realidad no es ninguna de las anteriormente mencionadas, sino que hay una realidad absoluta, la del Creador, como si fuese Su perspectiva de la realidad que moldea lo que nosotros vemos y vivimos. Luego está nuestra injerencia en el asunto de la vida, tomando decisiones sobre cómo ocurrirán las cosas. Pero las cosas ocurren... tarde o temprano.

A esto me refiero cuando digo que la realidad no tiene sentido propio, sino que tiene un sentido introducido por el Creador de esta realidad.

¡Mazl Tov! El viernes 3 de abril (28 de Adar 2) tuvimos un varón. Es el sexto niño de la familia, con 4 varones y dos mujeres.

Ahora bien, cuando uno analiza la situación en la que este niño nació, rápidamente puede ver que la realidad es formada por algo que trasciende el orden y las supuestas leyes que los seres humanos encontramos y hacemos.

A las 2 de la mañana mi mujer se dio cuenta que había comenzado con contracciones. Los siguiente factores tenían que ser tomados en cuenta:

1.Vivimos en La Plata y el nacimiento debía ocurrir en Buenos Aires (a más de 60km...).

2.Ya era el sexto parto y en el anterior (el de Jaia Mushka) todo ocurrió muy rápidamente.

3.Había cinco chicos durmiendo y no se los podía dejar solos para volver Di-s sabe cuándo.

4.Eran las 2 de la mañana... en general, la gente duerme a esa hora...

5.Era viernes, por lo cual todo debía prepararse a tiempo para Shabat, que comenzaba cerca de las 19hs.

Con el cansancio de haberse acostado a eso de las 23 y levantado a las 2, lo primero era encontrar alguien que esté despierto para venir a quedarse con los chicos, caso alguno se levante... Después de algunas llamadas, surgió que una persona se había quedado esa noche pasando un trabajo en la computadora hasta las 2 de la mañana y, mientras estaba casi yéndose a dormir, recibió una llamada del Rabino... (gracias M...)

Rápidamente organizamos todo para de manera que a las 3 de la mañana estábamos en camino al hospital en Buenos Aires. Llegamos a las 4.

La partera estaba esperando, chequeo de por medio fuimos internados, ropas cambiadas y preparados. Ya eran las 4:30.

Anestesia epidural de por medio, en el momento justo para que haga efecto, llenando papeles y formularios, a las 5 nació.

A las 8:30 yo ya estaba devuelta, com mi madre a bordo, para pasar un fabuloso Shabat cambiando pañales, dando de comer y haciendo dormir cinco chicos alterados en La Plata.

En fin, no hace falta mucho para ver que Di-s es quien ordena las cosas y nos abre la puerta para tomar las decisiones apropiadas, como dice la Torá, "Y elegirás la vida", lo que nos da la fuerza y energía para discernir entre lo bueno y lo malo y tomar solamente lo bueno.

La historia continúa, Di-s mediante, el viernes en la sinagoga, con el brit milá de este niño que desde su nacimiento revela hashgajá pratit - Providencia Divina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × cinco =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.