En el mundo abstracto de las emociones ideas y el alma, muchas cosas pueden sobreponerse en tiempo y espacio.

Pero el mundo físico es un lugar en donde cada cosa dice: "En mí lugar nada más puede ser".

Cuando un ser humano no permite que la luz espiritual de su alma brille, se está transformando en un objeto físico. Entonces dice: "Tú estás ocupando mí espacio".

¿Cuán grande es el espacio de un ser humano? Tanto cuanto pueda tomar y más. Somos todos descendientes de Adam, y él ocupaba el mundo entero.

Pero cuando el ser humano se eleva un poco más alto, se vuelve un poco más espiritual y un poco más sensible al mundo a su alrededor, entonces dice: "Compartamos este espacio. Hay lugar para todos nosotros".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ocho + 12 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.